´Till We Have Faces

 

“I know, God, why you utter no answer. You are yourself the answer. Before your face all questions die away. What other answer would suffice?”

C.S. Lewis – ´Till We Have Faces

 

Hace unos días terminé de leer esta gran novela de mi autor favorito. Es curioso como los libros llegan a tus manos en los momentos indicados, como si el tiempo estuviera sincronizado de alguna manera bizarra y llegan para reforzar enseñanzas que la vida misma te está enseñando. No quiero platicar el libro entero, pero en resumen el personaje principal, Orual (de la mitología griega), pasa todo el libro enojada exigiendo respuestas al dios de la montaña por una cierta situación. La respuesta nunca llega, pero en su lugar al final ella comprende una verdad muchísimo mas grande que su situación… y es que Dios es suficiente.

Me identifico con el personaje, entiendo perfectamente bien lo que es no entender la manera en que la vida procede, y lo terriblemente difícil que es aceptar una realidad que no concuerda con la que se tenía visualizada. Entiendo el dolor y el enojo de perder algo por lo cuál te esforzaste, tener que soltar lo que mas amas y lo que es querer esconder tu rostro detrás de un velo por vergüenza y miedo al rechazo. Y curiosamente por mas que debatas, analices, cuestiones, argumentes y huyas como Orual lo hacía, siempre vas a toparte con este gran muro, y ese muro es Dios.

Esa es la realidad… así de cruda y así de simple. No es necesario tener todas las respuestas, solo aceptar que su gracia es suficiente y que su amor es suficiente… no hay nada más fuera de él.